Nuestra misión es mostrarte todo lo mejor que tiene para ofrecer la región en términos de vino y comida.

Esto supone visitar las principales bodegas de la zona y las bateas o plataformas donde se cultivan los mejillones, para maridarlos con el Albariño. Visitaremos “Portomuiños”, una de las principales granjas europeas de cultivo de algas. Aquí visitaremos el aula de cocina y donde podremos degustar este

delicioso producto. Aquellos que se atrevan a llevar un traje de neopreno, podrán nadar hasta las zonas de cultivo para verlas en su medio natural. Para los amantes de la vela, ofrecemos salidas privadas desde Baiona, que fue el primer sitio de Europa en recibir las noticias del descubrimiento de América.

Entre enero y abril se puede aprender todo sobre la gastronomía de la lamprea. Galicia sigue siendo uno de los últimos reductos de Europa en los que se prepara este plato que, en la antigüedad, se servía en la mesa de los emperadores romanos.

Acerca del fundador

Adrian McManus nació en el Reino Unido, pero reside en Galicia desde 1991. En 2002 empezó a escribir para “Living Spain Magazine”, la publicación británica definitiva en ese momento sobre España y todo lo español. Su artículo de 2007 sobre Cambados, cuna del vino Albariño y su famosa Fiesta del Albariño (la segunda fecha más importante en el calendario gastronómico español) provocó una gran sensación. En agosto del mismo año, la Serenísima Orden del Vino Albariño lo invitó a prestar el solemne juramento de Caballero del Vino Albariño

Adrian McManus

un honor que sólo comparten hasta la fecha otros tres extranjeros: el francés General de Gaulle, el Presidente de Argentina Juan Perón y el viticultor suizo Dr. Bruno Kammerer. Además, en junio de 2012 fue proclamado también Defensor del Vino Tinto del Valle del Salnés, en reconocimiento por su contribución a la defensa y protección del adorado Viño Tinto de Barrantes. Sus amplios contactos con la industria vinícola del noroeste peninsular le han permitido estar a la vanguardia del turismo enológico en la región.

Donde lo llevamos

Con un paisaje espectacular y agreste la costa de Galicia, desde Ribadeo en la desembocadura del Río Eo al norte a la desembocadura del río Miño en A Guarda al sur, está cortada por profundas rías o estuarios que nos recuerdan a los lagos del mar de la costa oeste de Escocia. En el interior sus bosques son frondosos y con mucha vegetación debida en parte a lo mucho que llueve en esta región. Durante siglos la principal atracción ha sido la antigua y asombrosa ciudad de Santiago de Compostela, el tercer lugar sagrado del Cristianismo tras Jerusalén y Roma, que aparece majestuosa al final del viaje del peregrino.

La mayoría de la gente está de acuerdo con que aquí comenzó la primera industria del turismo. Desde el

siglo noveno los peregrinos han estado atraídos por esta preciosa ciudad supuestamente destino final de los restos del Apóstol Santiago. El clima es fresco y húmedo en invierno y caluroso en verano. En las Rías Baixas la mayoría de los viñedos están cerca del mar o bajo estuarios lo que confiere al Albariño su marcado carácter atlántico.

Tierra adentro nos encontramos con temperaturas más elevadas, los mismos suelos graníticos y valles serpenteantes y empinados formados por bosques de robles, castaños y eucaliptos. Estos valles de un verde intenso, están salpicados por antiguos monasterios con una vieja tradición viticultora que ha sido transmitida de generación en generación.

Cubrimos las principales Denominaciones de Origen del noroeste de la península ibérica. En Galicia tenemos las cinco sub-zonas de D.O. Rías Baixas (Val do Salnés, Val do Ulla, Soutomaior, Condado do Tea y O Rosal), D.O. Monterrei, D.O. Ribeira Sacra y D.O. Valdeorras. En la vecina Castilla y León, tenemos la maravillosa región del Bierzo y los vinos de Mencía, que van ganando adeptos por todo el mundo. Para aquellos interesados en la versión portuguesa del Albariño, vale la pena visitar la zona de Melgaço-Monçao Alvarinho. También tenemos visitas a furanchos, fuera de las rutas trilladas: estos son casas particulares con licencia para servir los vinos de su propia cosecha. Una experiencia fabulosa de la gastronomía casera gallega y las tradiciones vinícolas locales.